17 días sin escribir… es que se me pasa el tiempo volando

Me columpio con este blog… la verdad es que todo es tan intenso que… no me queda demasiado tiempo después de caminar, conocer, aprender, sorprenderme, entusiasmarme…

En estos 17 días que han pasado desde mi ultimo post, ha pasado de todo. Me he vuelto a lesionar, he estado sin caminar 4 días debido a esta lesión, algunas visitas relámpago y una cena con amigos que hacía 22 años que no veía, visitas muy interesantes, momentos con viejos amigos y nuevos amigos, algunos concierto mágicos…. Te lo cuento, (intento resumir ;)   )

Ahhh. Me quedan 14 días de camino y 390 Km por recorrer en ruta Zaragoza-Belchite-Alcañiz-Caspe-Cal Florenci-Esparreguera- El Prat. Aplazo mi última etapa al 10 de junio.

Después de que Sandro regresó a Barcelona, y ya de camino a Euskadi, comentaba con Salva que hace años, en Santurtzi, hacían las sardinas en la misma calle, al lado del puerto, pero que la última vez que fui (con Lucio, Luis y José Marcos, después de presentar Eqa en Bilbao) , descubrimos que se había convertido en un restaurante “con estilo” (esa jodida manía de cambiar lo auténtico, lo genuino, por cosas con estilo) . Nos dijeron que con el buen tiempo, si que volvían a hacerlas en la calle y yo pensaba que mayo, siendo ya buen tiempo, nos permitiría volver a probar este delicioso pescado y …. No había llegado el buen tiempo todavía a Santurtzi.

Menos mal que estuvimos antes en Santoña, Laredo, Castrourdiales y en Santoña… probamos una deliciosas sardinas y unas no menos deliciosas anchoas artesanales, después de hacer unos preciosos recorridos entre montes, acantilados o por las mismas playas de esta zona que tienen kilómetros y kilómetros para caminar.

Todo perfecto, pero… Alguna vez alguien me comentó que hay una palabreja que define el hecho de que muchas veces el tratamiento que utilizas para curar algo, te genera otro tipo de problemas. Me recomendaron unos calcetines especiales para acabar de tratar mi tendinitis  y que no se reprodujera y si… para la tendinitis fue genial, pero para mi dedo meñique del pie derecho, no lo fue tanto, ya que me generó una ampolla en la punta del dedo. Recordé a un peregrino que m encontré en Mérida que abandonó el camino por una ampolla así. Recurrí a esas tiritas mágicas que me dieron Lluis y Conxita de la farmacia Sant Cosme y que tan bien me han venido para la planta del pie y esperé a que se curara…

Cada día me dolía más, pero pensaba que como con las otras, era su proceso. Eso de si quema es por qué se está curando… Durante varios momentos le pedí el tiempo a Salva , ya que el dolor era insoportable, tanto que al final tuve que acabar descansando y tomando antibióticos y con un dedo que parecía una berenjena por lo hinchado y morado que estaba. Recibí un gran broncazo, ya que parece ser que este tipo de infecciones sin tratar, pueden complicarse por su proximidad al hueso… anécdotas del camino, 3 días de reposo, 7 de antibiótico y como la seda!

Además el día 15 tenía previsto varios desplazamientos para visitar proyectos o realizar gestiones que me tenían que llevar al Prat, Alicante, Benposta (Ourense) y de vuelta a Santiago en tan solo tres días (la magia de la aviación) . Esto me sirvió para descansar, curar el dedo, cerrar del todo el tema de la tendinitis, ver a la familia, a los amigos, comer un arrocito del mago Martí, hablar con Pablo y Kevin de cosas importantes, ver a mi tía Miguela y a mi primo Luis, quedar con Luis y con Anna, conocer a algunos de los chicos de la ciudad de los muchachos (que increíble proyecto), encontarnos y ver los bolos dentro de Reperkusión de Joan Garriga y la Troba y de Manu Chao con Madgic , Gambeat y Garbancito, hablar un momento con Fernando León de Aranoa, un director imprescindible de cine y caminar, aunque fuese poquito por el dedo, por la sierra de Segura, las Rias Baixas y nuestro magnifico Delta… Aunque sea poquito, cada día he caminado algo (fue empezar con el antibiótico y mejorar un 99% el dolor). Ahhh, y Carmen me acompañó un par de días caminando por la Ribera Sacra, un espectacular cañón que ha ido creando el Sil con el paso del tiempo. No se si nunca 4 días me habían dado para tanto ;)

A partir de ahí, vuelta a Bilbao para recorrer Euskadi con Kristian Amorena, de Damba, una de esas personas imprescindibles que el camino de la vida te va poniendo al lado y que ha movido gran parte de nuestro camino por Euskadi, empezando por una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Donosti, y pasando con un encuentro con gente de este maravilloso lugar dónde estuvimos con Aser y su familia comprando quesos (Pagobieta, los quesos que habrán este año en el Xiringo del Prat, queso artesanal de oveja lacha, queso Idiazabal que con cariño y esmero hace Aser con su familia en Ubide, el pueblo de la familia materna de Carmen) , con Pirritx y Porrotx y con Aitziber de su oficina (que grandes son, si vieseis a Inés y a Berta cantando todas sus canciones en Euskera… son espectaculares) , con Iratxe Celis en radio Euskadi y su programa somos cómplices , con la gente de Euskadi en Directo (Diego, Unai, vaya mojada nos metimos ;)   ) , con mi gran amigo Unai Sordo, secretario general de las CCOO de Euskadi (que me ayudó mucho en mi dieta ;)   menudo chuletón ), con Kepa Junkera, que no requiere presentación, con Javi Sierra y Pepe, que trabajan en temas de cooperación y sobre todo Pepe, al que tenía muchas ganas de conocer… joer, otra de esas personas imprescindibles.

Vinieron Rober, Martí, Funestrón… Sidrería en Astigarraga, encuentro con Gon de Getin producciones en Donosti (gran encuentro, muy gran encuentro, que gran persona), caminatas por el monte, Santiagomendi, Donosti, la Concha y sobre todo, algunos días en compañía de Kristian y su encantadora familia. Aitziber, Naia, Jakes, que bien que nos habéis tratado, que buena gente sois y sobre todo, que hijos más guapos y simpáticos tenéis. Dos auténticos tesoros. Un beso fuerte para todos y por ese primer añito de Jakes, Zorionak Jakes eta familiari.

De ahí hacía Noain. Pablo vino “molt trempat” de Noain, y entendí perfectamente el por qué a los 5 minutos de llegar. A parte de la amabilidad de Mikel y su equipo, destacar el magnifico proyecto que vienen desarrollando desde hace 15 años en este ayuntamiento que como el Prat, cuanta con un aeropuerto y situaciones muy paralelas en torno a un modelo de desarrollo, unos problemas concretos hace 20 años… La verdad que un lugar precioso.

Noain, las bardenas reales, la Rioja, Zaragoza… Zaragoza volvió a ser Zaraguay, como cuando tenía 17 años.

A Zaragoza oficialmente he llegado hoy, pero extraoficialmente, llegué el viernes por la tarde, en misión especial para ver si el Athletic daba el campanazo (joer, es que el Barça juega muy bien….) y para reencontrame con amigos que hacía 22 años que no veía. Amigos que en algunos casos, solo conocí durante 4 meses, pero 4 de los meses más intensos de mi vida.

Yo a los 17 años, fruto de que no quería estudiar y fruto de que mis padres no me dejaban trabajar para forzarme a seguir estudiando, me fui a la mili, pero con algo que empezaba en aquel momento y que llamaron voluntariado especial. Pasabas a hacer 2 años en vez de uno de mili, pero cobrabas un sueldo, unas dietas… Joer, con 17 años entre sueldo y las dietas de las maniobras, ganaba casi más que ahora.

Yo que venía del mundo del esplai, de los movimientos cristianos de base, del asociacionismo… hubo mucha gente que no entendió mi decisión, ni tampoco espero que nadie lo haga ahora. En algunas cosas mi cabeza ya estaba tan bien amueblada como ahora, hace 22 años. Para mi aquello fue una oportunidad de salir de casa, de tener un sueldo, de aprender cosas nuevas, de pasarlo bien, de esquiar, escalar, aprender topografía, de conocer lugares magníficos… Fueron dos años, aunque muchos se empeñaron en que fuese más, pero los que me conocéis, sabéis que dos añitos en el ejercito pudieron estar bien, pero más tiempo, con mis problemas con la autoridad… Podría hablar mucho de estos dos años, vi a mucha gente pasarlo mal por un servicio militar que a mucha gente le partía la vida por la mitad, pero yo sólo puedo hablar bien de la gente que me mandó, de todo lo que aprendí, y sobre todo de los compañeros que tuve en aquellos meses intensos de instrucción en el CEFIVE de Zaragoza. Estuve tan bien, que este sábado, ha sido uno de los momentos más especiales del camino, por el reencuentro, por el recuerdo de amigos como Díaz Abad, con el que coincidí de nuevo en el Prat por ser familia del Benja, por volver a salir juntos y por ver, que allí había buena gente y muy integra y la sigue habiendo.

A Amador se le metió en la cabeza hace 3 años juntarnos de nuevo, y lo va consiguiendo, y hay que darle las gracias por ello. Lo pasé realmente bien, y me gustó todo lo que pudimos explicarnos. La disciplina militar no va conmigo, pero muchos de aquellos amigos, actualmente son mandos del ejercito que participan periódicamente en misiones como cascos azules o en la unidad militar de emergencias, y me siento orgulloso de tenerlos como amigos y del trabajo que hacen. Se que hay cosas que pueden no ser bien entendidas, pero entre lo que hizo Aldao en Afganistán, lo que hace Silveira en la UME y lo que hago yo, y sobre todo entre como entendemos la vocación de servicio a los demás, no hay demasiada diferencia. Siempre he defendido la utilidad social de las cosas, y el ejercito también tiene esa utilidad, aunque puedan haber otras cosas, como todo en la vida, que pueda gustarnos menos.

Y como estaba de cena con amigos, aparqué la furgoneta y dormí en un hotel y al salir de el, ayer… Jabier Muguruza, el cantautor Vasco, uno de los mejores cantautores del estado,acompañado de su pianista Mikel Azpiroz. Que gran encuentro. No lo conocía personalmente, si su trabajo, y ahora entiendo por qué es capaz de hacer esas melodías que me gustan tanto. Siempre había comentado, sin conocerlo, que tiene cara de buena persona. Jabier Muguruza es de esas personas que tiene cara de  buena persona, y la realidad es que la tiene, y conmigo se comportó como una grandísima persona.

Este encuentro me llevó a conocer también La Campana de los perdidos, una interesante asociación , con un necesario proyecto sociocultural y a disfrutar del mágico momento que son capaces de generar Jabier y Mikel con su piano y su acordeón, y con una puesta en escena (sencilla, no penséis en nada raro, es un tema de proximidad, de una chuleta que ayuda a entender las letras en Euskera, y mucho sentimiento en lo que ofrecen) que hace que hasta los que no sabemos Euskera, podamos seguir perfectamente cada una de las historias a las que magistralmente han puesto música. Fue un colofón mágico a unos días que como podéis leer, también han sido mágicos.

Ahora por tierras que se vieron salpicadas por la sinrazón de la guerra, hacía Belchite, Alcañiz y ya encarando para El Prat. Solo quedan 390 Km y alguna sorpresa más….

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 17 días sin escribir… es que se me pasa el tiempo volando

  1. Javier Paredes dice:

    Anda bribon!!, peasssooo experiencia de viaje, para todo este paso solo es para darlo hacia delante!!!
    un abrazo compañero.

Responder a Javier Paredes Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>